Dr Misael Gonzalez

Con solo siete años de edad, y mucho antes de ser conocido por millones de televidentes a través de toda América, el Dr. Misael ya sabía que quería ser médico. A los 23 años, se graduó con medalla de oro de la escuela de medicina en su natal Cuba, comenzando de inmediato la especialidad en pediatría. En 1991 se estableció en Estados Unidos, en el ’96 revalidó la carrera y en el ’98 comenzó a practicar medicina con licencia del estado de la Florida, haciéndose de su práctica privada en el 2002. Tras varios años como médico primario, una buena parte de ellos tratando a pacientes en edad avanzada, decidió renovar su práctica, certificándose en medicina anti-envejecimiento para ayudar a sus pacientes desde una visión más preventiva y efectiva. Y es que según el Dr. Misael, “prevenir es definitivamente mejor que curar”. Por eso hace más casi una década decidió dedicar tiempo a informar al público a través de los medios de comunicación. Con sus consejos claros y su talento para explicar cosas complicadas de forma sencilla y con sentido común, se ganó al público del famoso programa “Caso Cerrado” que protagoniza la Dra. Ana María Polo fungiendo como el principal médico experto del programa durante más de catorce años (28 temporadas).

Mi primer libro secretos de médico, marcó mi vida para siempre, cada página, párrafo o letra tienen un profundo significado para mi, fueron expresadas desde lo mas profundo de mi corazón, ese mismo órgano que junto a mi fe y unas lágrimas me trajeron hasta donde estoy hoy, sin especular de más éxito que el cariño de mis seguidores, pacientes amigos y familia… “A lo largo de mi carrera me he dado cuenta de que hay cosas muy importantes que ninguna escuela de medicina enseña. Por eso en este libro narro historias que le pueden suceder a cualquier colega o paciente. Esas experiencias me marcaron y cambiaron mi vida, por eso las comparto en forma de anécdotas”, agregó. “En esta autobiografía hablo de un tema tan importante como lo es la medicina defensiva. Una característica que hace que nuestra profesión se viva de manera muy diferente a como se ejerce en nuestros países”. “Aquí por desgracia un médico nunca sabe si tiene enfrente a un paciente real que viene buscando ayuda, o un posible conflicto legal”, dijo.

“Por eso sueño con que este libro lo lean muchos estudiantes de medicina, para que eviten problemas como los que yo he vivido”, agregó el doctor Misael González, quien logró estructurar un relato ameno compartiendo anécdotas reales, pero siempre salvaguardando la identidad de sus protagonistas. Deseoso de que sus experiencias sirvan de aprendizaje a las nuevas generaciones, el médico busca que los jóvenes estudiantes se preparen para el mundo real, y que lejos de decepcionarse de la carrera, sean más fuertes para ejercer le medicina con vocación, entrega y mucha más preparación.

“Me honra saber que el día de la presentación del libro me va acompañar una paciente que llegó a mi consulta gracias a la televisión. Es una muchacha venezolana a la que estando embarazada le surgió un tumor en el cuello. El tumor siguió creciendo hasta que dio a luz. Después de cuatro biopsias que le habían realizado en Boston, una de las mecas de la medicina americana, los médicos no lograban dar con un tratamiento y diagnóstico que la ayudara”.

“Ella dice que un día viendo el programa algo le dijo: ‘Ve a ver a ese hombre’ y viajó a Miami a conocerme. Aquí comencé a tratarla y pude remitirla. Gracias a esa diligencia llegamos a un diagnóstico certero y la muchacha ya lleva más de dos años en remisión feliz y criando a sus hijos. Eso me hace muy feliz”, compartió sobre algunas de las experiencias que por más de 14 años lo han hecho permanecer ligado a la televisión.

Política y medicina

El médico, que hoy es uno de los personajes más queridos de la televisión en Hispanoamérica, reveló que llegó a Miami en 1991, en ese entonces cursaba el segundo año de la especialidad de pediatría en Cuba. Acompañando a una de delegación de la Iglesia Bautista Libre, de la que era director musical, pudo viajar a Nueva York, Atlanta y Miami, ciudad en la decidió establecerse durante una época en la que Cuba comenzaba a vivir el llamado “periodo especial”, y en la que Fidel Castro anunció que los religiosos iban a ser aceptados como militantes activos del Partido Comunista. “Eso fue algo que me tocó. Yo había pasado vicisitudes toda la vida. Por poco no pude estudiar medicina, porque un profesor de marxismo consideró que yo era “religioso activo” y me negó el derecho de entrar a la universidad a cursar esa carrera”. “Yo pude llegar a la escuela de medicina por gestiones de la Convención Bautista Libre y gracias al Consejo Ecuménico de Iglesias”, manifestó el médico, quien finalmente logró graduarse con Medalla de Oro. “Decidí quedarme en EEUU para poder ayudar a mi familia y porque corría el riesgo de ser declarado contrarrevolucionario, ya que como religioso no deseaba unirme a las filas del partido”, confesó. Episodios como estos están narrados en Secretos de médico: Las cosas que nunca esperé, páginas que reflejan la determinación, los deseos de superación y la vocación de servicio del autor.

The word of our head doctor

In recent years I have focused my career in anti-aging and holistic medicine. I love teaching medicine to ordinary people, those who are really interested in living a healthy life.

Your Health worth it.

Dr. Misael Gonzalez

Family Physician, MD.